Las ‘bajas’ temporales y definitivas de parte del equipo de secretarios de la Gobernación del Meta incluyen decisiones políticas, judiciales y de salud.

 

Horas difíciles atraviesa el equipo de gobierno del Meta, a tal punto, que el gobernador Juan Guillermo Zuluaga, debió tomar decisiones de fondo.

La más reciente, tiene que ver con la decisión del Consejo Seccional de la Judicatura de sancionar por dos años para ejercer como abogado al secretario de Gobierno, Víctor Bravo, lo que podría impedirle continuar en el cargo. Esta decisión será apelada por el funcionario.

A esto se suma la renuncia ayer del Secretario Administrativo, Luis Carlos Londoño, la cual fue aceptada y en los próximos días se hará oficial el nombre de quien lo reemplace.

Además, hoy se conoció que el secretario de Agricultura, Julio Romero, tuvo que aislarse de urgencia debido a que tuvo contacto con personas diagnosticadas como positivo para Covid-19, que además le impidieron asistir hoy a un debate de control político.

Hace sólo un par de días la Gobernación debió estrenar a fuerzas secretario de Comunicaciones, debido a la moción de censura que la Asamblea impuso al profesional Wiston González y la salida de la Secretaria de Derechos Humanos, Norma Baquero.

Cabe destacar también que desde comienzos de octubre la directora del Instituto de Turismo del Meta, Mónica Solano, está suspendida por la Contraloría del Meta.

Escríbenos aquí
¿Tienes algo que decirnos sobre esta noticia?