Libertad no es hacer de nuestros parques pequeñas calles del cartucho.

Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Villavicencio Día a Día.

Hace algunas décadas los niños podíamos salir a jugar en el barrio, los parques eran escenario de cantidad de juegos, diversión y amistad. Después la inseguridad fue haciendo que los ciudadanos prefiriéramos los centros comerciales para salir en familia, en un ambiente mucho más controlado: con tantos ladrones, drogadictos y casos de violaciones infantiles, los padres de familia no conciben dejar a sus hijos solos en un parque.

Si el gobierno nos brinda seguridad y le declara la guerra al micro tráfico para alejar a los vendedores de drogas de los parques y de los colegios, ¿por qué la corte constitucional tumba la norma que prohíbe drogarse y beber alcohol en lugares públicos?

¿Por qué esta por encima el libre desarrollo de la personalidad de un cocaínomano, o de un borracho, qué el de nuestros niños?

Nuestra sociedad no está en control y vamos hacia el caos total, donde las parejas se pueden tocar los genitales en frente de los niños y no pasa nada, hay que aceptarlo, donde los estudiantes que protestan en la universidad pueden encerrar al rector en su oficina e incendiarla y hasta incluso fabricar bazucas desde las que atacan helicópteros de la Policía Nacional.

Ese no puede ser el futuro.

Nosotros debemos pretender darle real valor a la vida, o sea, cuidar a nuestros ciudadanos, no a los bandidos. Respetar a nuestros ancianos, proteger a nuestros niños y procurar para ellos ambientes lo más saludable posibles. Hay bares para que la gente consuma licor, hay lugares y festivales amigables para los que consumen psicotropicos, pero el lugar donde paseas a tu mascota o juegas con tus hijos no.

Libertad no es hacer de nuestros parques pequeñas calles del cartucho.

Escríbenos aquí
¿Tienes algo que decirnos sobre esta noticia?