SUSCRIBETE

Mañas de la contratación pública: menos calidad, más ganancia

Un informe de la CGR menciona el caso de 5 polideportivos en Villavicencio.

 

Una de las auditorías liberadas por la Contraloría General de la República (CGR) en 2022 revela que en un contrato para construir 5 polideportivos en Villavicencio, el contratista no aplicó un endurecedor para pisos de concreto para ganarse 133 millones de pesos.

“En los cinco polideportivos se evidenció que, en la placa de concreto del área de juego construida no se aplicó el producto “Sikapiso Decor”, que corresponde a un endurecedor de cuarzo decorativo para pisos de concretos estampados que entre otras ventajas proporciona color al acabado de forma intensa y uniforme definido”, dice el informe de auditoría.

El contratista no aplicó el endurecedor, pero le pagaron como si lo hubiera aplicado: $26 millones por polideportivo, es decir $133 millones por el total de aplicaciones que indicaba el contrato.

Como si fuera poco, el plazo para entregar los polideportivos era de 4 meses y terminó alargándose año y medio.

El contrato en mención se firmó en 2019 con el Consorcio Polideportivos Villavicencio 2019, representado por Óscar Sánchez González. La inversión era de $4.086 millones para construir polideportivos en Charrascal, Pinares, La Madrid, San Antonio y resguardo Maguare. La interventoría se contrató con Leonel Roa Ruiz por $284 millones.

El informe de la CGR concluye que al contratista le pagaron $2.482 millones sin que el interventor cuantificara la obra ejecutada.

“La suscripción de un documento donde se establece la terminación del plazo contractual sin determinar la cantidad de obra realizada no corresponde a un acta de recibo final”, se lee en el documento de la Contraloría.

El ente de control fiscal termina diciendo que “se configura un hallazgo administrativo con presunta incidencia disciplinaria y fiscal por $150 millones”.

Algunos de nuestros clientes

Escríbenos aquí
¿Tienes algo que decirnos sobre esta noticia?