Declaración de capitán del Esmad que disparó contra Dilan revela quién dio la orden de actuar

Las dos primeras declaraciones que rindió ante la Policía el capitán del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía, Esmad, que disparó y le causó la muerte al joven estudiante Dilan Cruz, en medio de las manifestaciones relacionadas con el paro nacional que comenzó el pasado 21 de noviembre.

Los dolorosos hechos ocurrieron el sábado 23 de noviembre a las 3:40 de la tarde en la calle 19 con carrera 4, en pleno centro de Bogotá, cuando el oficial, jefe de la escuadra del Esmad accionó una escopeta calibre 12 y disparó una “bean bag” o bolsa de tela con perdigones que se alojó en el cráneo de Cruz y 48 después le causó la muerte.

En estas dos declaraciones, el reporte que presentó a sus superiores sobre las acciones que adelantó ese día y su testimonio bajo juramento ante la inspección de la policía de Bogotá, se comienzan a aclarar varias dudas sobre las circunstancias que llevaron al triste desenlace que llevó al homicidio de Dilan Cruz.

En la primera declaración, que rindió el capitán del Esmad y que recopila en un informe el mayor Jhon Alexander Socha Ayala, comandante de la región móvil antidisturbios 1.

Es muy importante como inicia el informe porque parten de los hechos vandálicos y desordenes de la noche del viernes 22 de noviembre.

“Ante hechos de violencia, asonadas, saqueos, afectaciones a la movilidad, al transporte público, los bienes públicos y privados, motivaron a la Alcaldía Mayor de Bogotá a proferir el decreto N 714 del 22 de noviembre de 2019, por medio del cual se decreta el toque de queda en la ciudad de Bogotá”.

Por eso, dicen que 8:00 de la mañana se conforma el 23 de noviembre un dispositivo conformado por:

1 oficial

2 mandos ejecutivos

17 patrulleros del Esmad

20 patrulleros (conductores de las motocicletas, adscritos al modelo nacional de vigilancia por cuadrantes)

El operativo inicia sobre la 1:40 de la tarde y empiezan a movilizarse hacia el centro.

“Siendo las 13:40 horas, el señor coronel Néstor Raúl Cepeda Cifuentes, comandante de la Unidad de Escuadrones Móviles Antidisturbios, me ordena vía radio, que me traslade con la reacción motorizada bajo mi mando, desde la Avenida el Dorado con carrera 102, donde prestábamos servicio en prevención ante posibles hechos violentos, posteriormente se dispuso el traslado hacia el CAI San Diego ubicado en la carrera 7 N 26-00 lugar en el cual se presentaban bloqueos de vías, donde existía presencia de Gestores de Convivencia”.

“Al llegar a la carrera 7 con calle 26, encontramos un grupo de aproximadamente 250 personas que bloqueaban la carrera 7, ante lo cual se procedió a informarles que debían retirarse y despejarla. Estas personas hicieron caso omiso ante la orden de Policía, siendo necesario y proporcional de acuerdo con los hechos, el uso de la fuerza mediante el lanzamiento de cartuchos de gas, granadas de gas y aturdimiento, logrando su dispersión y habilitando la movilidad. La sección se instala en este lugar de forma preventiva para evitar nuevos bloqueos”.

Luego, por la orden de uno de sus superiores van hacia carrera 5 con calle 17.

“Siendo aproximadamente las 14:05 horas el señor coronel Néstor Raúl Cepeda Cifuentes ordena vía radio que me traslade con la sección a la Plaza de Bolívar, donde se presentaba aglomeración, al llegar al sitio nos ubicamos frente al Congreso de la República costado oriental, en el lugar se encontraban reunidas un grupo de aproximadamente 500 personas, varias de ellos con el rostro cubierto, al sitio arribaron dos secciones del Esmad y una sección de la Unidad de Intervención Policial,Unipol, las unidades policiales se ubicaron en la carrera 8 con calle 10 y calle 11. Otra sección se ubicó en la carrera 7 con calle 10 cerca a la Casa del Florero”.

Sobre las 14:40 horas mi coronel Javier Martín Gámez, subcomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, vía radial ordena al señor mayor John Alexander Socha, comandante del dispositivo del Esmad, intervenir y realizar la dispersión de estas personas, quien a su vez me ordena avanzar e intervenir la aglomeración, debido al gran número de personas que intentaban afectar la catedral y generar actos violentos, por lo cual fue necesario hacer uso de la fuerza por medio del lanzamiento de granadas de aturdimiento, gas y cartucho de impacto, con el fin de evacuarlos por la carrera 8 con calle 11 con dirección a la carrera 10, procedimiento que se realizó sin novedad”.

“Al instante recibo la orden de desplazarme y realizar patrullajes en motocicleta sobre la carrera 10 desde la calle 17 hasta la calle 3, con el fin de evitar que los ciudadanos que fueron dispersados atacaran bienes públicos y privados, así como preservar la integridad y seguridad del personal en servicio y de los ciudadanos en general”.

¿Quién dio la orden?

Escríbenos aquí
¿Tienes algo que decirnos sobre esta noticia?