Nueva tecnología rusa permitirá cargar aparatos con el calor del cuerpo

 

Esto permitirá crear baterías de aparatos electrónicos portátiles que se alimentan a partir del calor del ambiente, incrustadas, por ejemplo, en la ropa, aseguran los autores.

Los dispositivos modernos de este tipo crean diferencias de potencial mayores que los termoeléctricos semiconductores, pero son inferiores a ellos en términos de potencia de salida. Esto, según los científicos, limita su aplicación práctica hoy en día.

Los científicos del MISiS estudiaron un nuevo tipo de células térmicas que utiliza los electrodos de óxido metálico y electrolitos acuosos. Esta solución permite aumentar la corriente y reducir la resistencia interna, lo que proporciona un aumento de la potencia en comparación con los análogos casi en un orden de magnitud, aseguraron.

Agregó que se ha alcanzado un récord para los electrolitos acuosos en el efecto Seebeck que mide la conversión de diferencias de temperatura directamente a electricidad.

El uso de los sistemas de agua reduce significativamente el costo de fabricación y aumenta la seguridad de las células, lo que permitirá a corto plazo pasar a la aplicación de sistemas comercialmente atractivos, creen los científicos.

“Los materiales que diseñamos permitirán, por ejemplo, crear baterías electrónicas incorporadas a la ropa, utilizando las diferencias de temperatura entre el cuerpo humano y el medioambiente. Los gradientes de temperatura nos rodean por todas partes, y los dispositivos de este tipo ayudarán a extraer la energía dispersada en el medioambiente por las instalaciones industriales, los edificios y muchas otras fuentes sencillas y gratuitas”, explicó Burmístrov.

En el futuro, los científicos pretenden aumentar la potencia de salida optimizando la composición del material de los electrodos y mejorar el diseño de la célula termoeléctrica.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Escríbenos aquí
Hola, ¿En qué te podemos ayudar?