¡Se robaron las campanas de la iglesia!

Los ladrones las bajaron de la torre de la parroquia del barrio La Nohora.

 

Que roben en las iglesias ha ocurrido con alguna frecuencia, pero que se roben las dos campanas que colgaban de la torre de una iglesia es algo bastante inusual.

Ocurrió en la parroquia San Felipe Apóstol, ubicada en lo que probablemente sea el espacio para un parque en el barrio La Nohora de Villavicencio.

Según declaró Diego Morales, uno de los habitantes del barrio a James Informa, los ladrones probablemente aprovecharon la soledad en horas de la madrugada del miércoles cuando caía un fuerte aguacero. Solo hasta en horas de la tarde se dieron cuenta que las campanas no estaban, cuando llegó el momento de la misa, ya que en esa parroquia solo hay eucaristías los miércoles, viernes y domingos.

“Estamos muy enojados como feligreses, las campanas fueron traídas de Nobsa (Boyacá). Dicen que cada campana puede costar 2 millones de pesos”, manifestó Morales.

Villavicencio Día a Día habló con el sacerdote Carlos Mario Peña Lopera, el párroco de La Rosita y administrador parroquial en La Nohora, quien precisó que esas campanas llevaban 16 años allí y pidió a quienes las tengan en su poder que las devuelvan. “Invitar a estas personas a que respeten las cosas sagradas y repetirles lo que siempre digo en la misa: hay que ganarse el pan con el sudor de la frente, no robar”.

El padre Carlos Mario tiene historia larga en La Nohora donde pasó 1 año como seminarista, otro año como diácono y 15 años como sacerdote. Hoy cuenta con una casa parroquial de dos pisos, pero él recuerda que cuando inició le tocó vivir en un rancho construido con lonas y latas de zinc.

Los vecinos sospechan que alguna chatarrería podría comprar las campanas, sin importar la procedencia. La Policía está haciendo la investigación correspondiente para tratar de recuperar las campanas.

Escríbenos aquí
¿Tienes algo que decirnos sobre esta noticia?